sábado, 17 de octubre de 2009

A veces no necesito amor, sólo complicidad

1 comentario:

Jesus Alejandro Sanchez dijo...

Y esa complicidad no lleva consigo misma algo de amor?

Amor en alguna de sus muchas variantes.

Amor de amigo, por ejemplo. Nada hay más gratificante que compartir ciertas actividades con un amigo (o amiga). Juntos, multiplican alegrías y dividen las tristezas.