martes, 28 de agosto de 2018

No lo digo, nunca lo digo

A veces quisiera reconstruir nuestra historia, pero temo que nunca lograré capturar nuestra esencia ni toda su complejidad, más allá de un burdo intento por representar lo que fue o lo que jamás existió. 
Ya nada significa nada y duermo para no morir. 
No sé que hacer con este peso que carga mi pecho.

No me gusta quien soy sin ti.
Suponer es la única forma de llenar los vacíos. 
No habito tu mente ni tu corazón.
Cuando cae el sol te siento. Tu energía, que me drena. 
Aún lo siento. El amor que presiona mi pecho. Brota mis ojos y vuela hacia el norte a través de la luz. No lo digo, nunca lo digo.
Para mi, tú si fuiste especial. 

No hay comentarios: